La Plata, epicentro bonaerense de los cacerolazos


Mientras en la Cámara de Diputados de la Nación se aprobaba la reforma previsional, cerca de la medianoche, miles de ciudadanos salieron a la calle en todo el país. En La Plata un numeroso grupo de personas copó 7 y 50 entre aplausos, bocinazos y ruidos de cacerolas. La protesta se extendió hasta la madrugada del 19 de diciembre. 


                                                               Foto: Matias Adhemar

El cacerolazo fue espontáneo y masivo, como no se veía en el país desde el 2001. Y quizás, como un eco lejano de aquellos fatídicos 19 y 20 diciembre, se saltó bajo el cántico del "que se vayan todos, que no quede ni uno solo".

No fue el único grito: también sonó, estridente, "la unidad es de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode, se jode".

Y el clamor, también denominado "ruidazo" por los protagonistas, no sólo se mostró como una movilización popular contra "el ajuste" a los jubilados, sino que fue la confirmación de una certeza: el ruido de las cacerolas, en el estrépito de una noche desvelada, fue la continuidad por otros medios de la multitudinaria protesta que había ocurrido horas antes en la Plaza de los Dos Congresos, en Capital Federal.

Perycia presenció la marcha. Aquí, retratos y escenas de una noche en la que cientos de ciudadanos se expresaron contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri. 


                                                         Foto: Nico Freda


                                                 Foto: Nico Freda


                                                   Foto: Nico Freda


                                                Foto: Matias Adhemar


                                                   Foto: Matias Adhemar




                                                           Foto: Matias Adhemar

Compartir

Artículos relacionados