Conflicto de la UEP: "Una nueva estafa del gobierno de Vidal"

Así denominaron los trabajadores de la Unidad Ejecutora Provincial a la reunión que tuvieron con las autoridades, donde les comunicaron que "no volverían atrás con ninguna de las medidas adoptadas". Se había levantado la toma del edificio con la expectativa de una negociación. Continúa el plan de lucha, con los trabajadores organizados en asamblea.


                                                             Foto: Nico Freda

Los trabajadores de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), organismo que ha sido disuelto por el gobierno de María Eugenia Vidal a fines de diciembre y que ocasionó la toma del edificio como protesta ante los despidos, no salen de su asombro. O, mejor dicho, sí: han visto una nueva estafa de las autoridades, que habían prometido una negociación si se levantaba la medida de fuerza. Pero en la reunión realizada el último martes, sólo estuvieron dispuestos a reincorporar a 9 de los 114 puestos de trabajo. "Ahora se aseguraron el control del edificio y el atropello de decir que no piensan seguir negociando. Son unos impresentables, pero nosotros vamos a seguir luchando", dijo uno de los trabajadores a Perycia.

En un comunicado, los trabajadores contaron que el desalojo del edificio se produjo a través del labrado de actas con la presencia de representantes de los trabajadores y de la Dirección General de Administración (DGA) del área educativa, dejando constancia de las condiciones en que se dejaba el lugar.

"Mientras en calle 8 se llevaba adelante este procedimiento -continúa el documento-, representantes gremiales mantuvieron una reunión con las autoridades provinciales en la residencia del ministro Sánchez Ziny, ubicada en calle 44 entre 5 y 6. Según informaron se trató de una reunión breve en la que el gobierno decidió mantener su postura, negándose a la reincorporación de los más de cien despedidos y "ofreciendo" evaluar la posibilidad de reincorporación sólo de nueve trabajadores, dadas determinadas circunstancias particulares (enfermedades, etc.)".



Asimismo, desde el gobierno de María Eugenia Vidal señalaron que "no volverían atrás con ninguna de las medidas adoptadas" y que el jueves próximo "comenzaría a citarse a reuniones particulares a los despedidos, sólo a efectos de informarles lo necesario en caso de que les correspondiera algún tipo de indemnización".

Luego de desalojar el edificio y por decisión de asamblea, los trabajadores permanecieron en la puerta cortando la calle. Decidieron, además, instalar carpas e impedir el ingreso del personal del ministerio "para que no puedan sacar material de la UEP". Y, por último, "nos proponemos nacionalizar el conflicto participando de cortes de autopista junto a trabajadores de FANAZUL, SENASA y Hospital Posadas".

Compartir

Artículos relacionados