Cómo vivir en la incertidumbre y seguir peleando por la dignidad

Marianela y Jésica: dos nombres de entre cientos que cuentan, en primera persona, lo que significa vivir la destrucción del espacio donde trabajaban en el Ministerio de Educación provincial. En exclusivo para Perycia y a un mes de un conflicto que continúa sin resolverse, hablan de cómo han sido afectadas por la falta de respuesta y los desafíos de la lucha colectiva, que con el paso del tiempo ha sorteado obstáculos y las ha fortalecidos bajo una certeza: pase lo que pase, ya no serán las mismas.


Los trabajadores de la UEP discuten durante un plenario, en la puerta del edificio donde trabajaban. 
Foto: SADO 


Marianela


                                                                    Jésica
                                       
                                 
                                 

Compartir

Artículos relacionados