El dudoso caso de Johana Monzón

La encontraron colgada en su celda de la Unidad 33 de Los Hornos. Sus compañeras denuncian que el Servicio Penitenciario la abandonó cuando ella pidió un tratamiento por su salud. La versión oficial indicó que Johana Monzón, de 21 años, “se suicidó”, pero las sospechas se ciernen sobre otro posible caso de desidia estatal, justo en la semana de una nueva marcha contra el gatillo fácil y la violencia institucional. El domingo habrá una protesta en las puertas del penal.



Por: Redacción Perycia 
Publicada: 28/08/19


Por ahora, hay sólo dos certezas: la primera es que Johana Monzón estaba presa. La segunda es que ahora está muerta. La madrugada del último domingo la encontraron colgada en la celda 10 del pabellón 4, de la Unidad 33 de Los Hornos: su propia celda. Al parecer, de acuerdo a las primeras hipótesis periodísticas, su cuerpo pendía del plafón de iluminación que tiene el calabozo.

Había entrado a la cárcel bajo el nombre de Micaela Ayelén-, 21 años, un hijo de 6 y otro de 8 y la versión del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) sobre el desenlace es previsible; no difiere de casi ningún detenido o detenida que muere tras las rejas. “Fue un suicidio”, informaron telegráficamente los voceros del SPB a Perycia.

 Según dicha versión, Johana había pedido ver a la médica a las ocho de la noche por un dolor de panza. Y la médica la revisó. “En el recuento de las cuatro de la mañana estaba todo bien, y a las seis la encontraron ya sin vida”, detallaron los voceros. Sin embargo, la versión de sus compañeras es otra. “Ella era muy depresiva y había pedido ayuda, que la autorizaran a dos compañeras a quedarse a dormir en su celda, y la jefa del Penal (Sabrina Videla) no lo autorizó”, contó a esta agencia G.D., una interna alojada en otro pabellón de la cárcel.

 En una suerte de informe que se escribió en la cuenta de Facebook “La Resistencia”, una organización de personas privadas de la libertad, y rumores que circularon por redes sociales sobre el filo del fin de semana, sus compañeras de encierro sostienen que a Johana la abandonaron y dejaron que se suicidara.

 “En dos oportunidades se autoflageló, y jamás recibió asistencia psicológica, sólo una entrevista con la psiquiatra que ordenó que fuera trasladada a la Unidad 45 de La Plata, al sector psiquiátrico”, dice el escrito. Luego de un mes de tratamiento -continúa el informe- regresó a la Unidad 33, sin seguimiento, sin asistencia: sólo fue acompañada por las compañeras. Además Johana habría recibido amenazas el año pasado, por parte de la Jefa de la Unidad (Sabrina Videla) y la directora Angeline. “Que sea la última vez que te cortás, sino te saco a patadas a la 45”, le habrían dicho autoridades del penal, entre ellas la Jefa de la Unidad, Sabrina Videla, y la directora Angeline. Tras esas palabras, le aplicaron una violenta requisa.

 “Johana necesitaba y pedía hacer actividades recreativas, cursos, pedía salir del pabellón para ocupar su tiempo y no pensar. Pero el departamento tratamental resocializador no la escuchó, la trató como a una drogadicta depresiva”, agregan algunas de sus compañeras del pabellón.



 Johana Monzón cumplía una pena de cuatro años por portación de arma, y le faltaba algo más de un año (2021) para cumplir la condena y salir en libertad. La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) ya intervino en la investigación y va a estudiar la causa judicial radicada en el juzgado de Ejecución Nro. 1 de Quilmes.

 Desde la CPM adelantaron a este medio que van a estudiar la historia clínica de la joven y reconstruir la secuencia de la atención médica: el abandono es una de las prácticas más extendidas del Servicio y el organismo suele considerarla, en sus informes, como una muerte indirecta.

 Después de que se conociera la versión del Servicio, los ánimos en el pabellón se caldearon. “El Penal está completamente revolucionado”, agregó G.D.

 La investigación judicial lleva por caratula “averiguación de causales de muerte”, y recayó en la Unidad de Investigación Fiscal 16, a cargo de Juan Cruz Condomí Alcorta. “Todavía no tengo autopsia. En un par de días tendré en resultado”, respondió escuetamente Condomí Alcorta, ante la consulta de Perycia. “Siempre se investigan todas las responsabilidades”, agregó, casi como una fórmula.

Organizaciones vinculadas a las personas privadas de la libertad responsabilizan a la directora de la Unidad 33 y convocaron a movilizarse el próximo domingo a las 8 de la mañana, en el horario de visita.

Desde “La Resistencia” apuntan contra el SPB: “Johana no está más - dice el comunicad-, es una víctima del Estado. Repudiamos el abandono, desde adentro pedimos que se investigue por Joha”.


Compartir

Artículos relacionados